Home

Cuando uno se rasca…

Twitter: @Solus_Lupus_PR

10 de marzo de 2016

“Cuando uno se rasca, es porque le pica…” así dice el coro de la canción “La pulguita” del grupo Rumba 3 cuando en los años 70s sacó esta canción muy popular entonces, pero a diferencia de la causa del picor explicado en la canción, que se debía a una pulga, la razón de nuestro picor es por un mosquito; el Aedes aegypti o el Aedes albopictus. Esos mosquitos que por décadas han sido los transmisores principales del Dengue, el año pasado nos trajeron el Chinkungunya y ahora el nuevo Zika. Enfermedad que a nivel sintomatológico parece ser mucho más leve que el Dengue o el Chikungunya, pero está saliedo a relucir que si una mujer embarazada se contagia, la enfermedad puede provocar graves condiciones al feto, como la Microcefalia, y que además se ha demostrado que puede trasmitirse también por contacto sexual y de fluidos. En fin, una enfermedad peligrosa.

Ahora bien, por décadas sobrevivimos el Dengue debido a grandes campañas educativas del estado, fumigaciones estacionales y otras tantas iniciativas para eliminar los criaderos de mosquitos, el uso de repelentes y venenos efectivos. Cuando apareció el Chikungunya en el panorama de Puerto Rico, llevábamos 2 años del gobierno de Puerto Rico estar escondiendo las estadísticas del mismo. Sabíamos debido a amistades a nivel personal, en los trabajos y programas como el de Enrique “Kike” Cruz, que los casos de Dengue llegaban a números epidémicos, pero Alejandro García Padilla y su gobierno, se esforzaban más por ocultar los números reales del Dengue, que en tratar de prevenirlo o tratar a los pacientes. Claro, que ese mismo gobierno fue el que ocultó a principios del cuatrienio las decenas de muertes en el Hospital de Área de Carolina debido a una bacteria y que llegó a causarle la renuncia al entonces Secretario de Salud, el Dr. Francisco Joglar, debido a su incapacidad para manejar apropiadamente una situación que representaba un peligro a la salud pública. El problema es que Alejandro García Padilla reemplazó a un incompetente, con otra incompetente: la Dra. Ana Ríus. Esta doctora, quien es anestesióloga, se ha encargado durante los años que lleva a cargo del Departamento de Salud de Puerto Rico de seguir al pie de la letra las medidas que el Dr. Joglar tenia: ocultar por todos los medios las estadísticas de salud.

Cuando llegó el Chikungunya, esta Secretaria estuvo negando durante meses la incidencia real de contagios, y cuando por fin no le queda de otra que aceptarlo, implementa una medidas que en apariencia parecían ayudar a identificar los casos al sufragar los costos de las pruebas de laboratorio para identificar los contagios, pero posteriormente dejaron de enviar las pruebas a los laboratorios, de manera que no se vieran los estragos en la salud pública que estaba provocando este virus.

Ahora con el Zika ha estado sucediendo lo mismo. Cuando surgió las primeras noticias sobre el Zika en Latinoamérica, cuando se le preguntó a la Dra. Ríus, esta dijo que solo había un caso sospechoso, pero con el paso de las semanas hemos visto el cuadro real gracias al CDC de Atlanta, cuando este notificó una advertencia a los ciudadanos americanos en el “mainland”, que no viajaran a los países de Latinoamérica y a su territorio Puerto Rico debido a la incidencia elevada de Zika. Todo esto debido a que aunque el gobierno de Puerto Rico no estaban notificando los contagios con el Zika, empezaron a aparecer casos en Estados Unidos y cuando se investigaron a fondo, resultaban que semanas antes estos pacientes habían estado vacacionando en Puerto Rico. ¡Boom! Explotó la bomba en el CDC de Atlanta y ya el gobierno local no podía negarlo. Enrique “Kike” Cruz lleva diciendo desde mediados de enero del problema del Zika en Puerto Rico, pero no es hasta ahora cuando el CDC pone a Puerto Rico en la advertencia de lugares a no visitar, que todo el gobierno hace crisis.

Pero el problema no es solo que se escondan las estadísticas, el problema del Departamento de Salud y de este gobierno es que en vez de usar los recursos que tienen en campañas educativas y fumigaciones, no han hecho nada al respecto. Los municipios son también parte del problema pues desde principios del cuatrienio eliminaron las fumigaciones esporádicas. Esto es lo que provocó que los casos de Dengue, Chikungunya y ahora el Zika se disparen.

Pero fumigar no resuelve el problema, tampoco las campañas educativas. Es todo un esfuerzo en el que tanto el estado como sus ciudadanos deben estar trabajando en la misma dirección. El uso de insecticidas, las fumigaciones, la eliminación de recipientes que sean foco de larvas, uso de screens, repelentes, deben ponerse en práctica. También la poda de pastos altos en las comunidades, y uso de larvisidas en cuerpos de agua. La rueda no tiene porque ser reinventada. En el 1906 en pleno proceso de la construcción del Canal de Panamá, hubo una epidemia de Malaria provocada por los mosquitos. Habían 16.23 casos por cada 1,000 habitantes. El gobierno de Panamá utilizando algunas de las técnicas que antes mencioné de forma agresiva, lograron bajar los casos a 2.58 por cada 1,000 habitantes, una reducción dramática, si se piensa que no había ni la mitad de los conocimientos científicos con los que contamos hoy día. Incluso hoy día, países como Brasil experimentan con mosquitos alterados genéticamente para que estos mueran más jóvenes, lo que ha logrado en algunas regiones reducciones de hasta 82% en la población de mosquitos, y eso ayuda en la reducción de posibles infectados. ¿Por qué no podemos también hacer lo mismo nosotros? Sino queremos ir tan lejos, al menos tengamos la capacidad de hacer como Panamá en los tempranos 1900s y con toda una batería de iniciativas, lograr la erradicación y control de los mosquitos y por tanto de las enfermedades que propagan. Quizás no eliminemos la razón de que nos rasquemos porque nos pican los mosquitos, pero al menos controlaremos la propagación de estas enfermedades que tantos problemas de salud nos han causado.

Twitter: @Solus_Lupus_PR

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s