Home

El Virus de la Politiquería

Por: @JannyMir

El tema de la política y de los políticos, siempre es el tema del momento, no tan solo en Puerto Rico, sino en otras partes del mundo. Este tema no está presente solo en la época de las Elecciones Generales, sino en todos los aspectos cotidianos de nuestro diario vivir. Para poder entender el concepto “política”, debemos analizar detenidamente qué es la política y qué son los políticos. También es beneficioso que conozcamos otras dos definiciones que al parecer son homólogas a las anteriores, pero en realidad son totalmente opuestas.

Bajo el concepto POLÍTICA tenemos: “Que es el arte de conducir un asunto para alcanzar un fin; además es el arte, doctrina, u opinión referente al gobierno de los estados”. El término “POLÍTICA” proviene de la palabra griega polis, cuyo significado hace alusión a las ciudades griegas que formaba los estados donde el gobierno era parcialmente democrático. Cabe señalar que es en ésta cultura donde intenta formalizarse ésta necesidad humana de organizar la vida social y los gobiernos desde tiempos ancestrales. José Martí decía que: “la política de un pueblo es el arte de su conservación y bienestar”. Por lo tanto, un POLÍTICO: es el que se ocupa en los asuntos del estado, de su virtud y de su utilidad de manera genuina y desinteresada.

A continuación describiré las otras dos definiciones: POLITIQUERÍA: “Son las acciones de politiquear, hablar de cuestiones políticas sin necesidad o sin capacidad para hacerlo. Según la definición presentada en el blog Opinion.com.bo: “La politiquería se trata de la acción y efecto de politiquear, en nuestro caso entendiendo este verbo en su acepción de hacer política de intrigas y bajezas. La politiquería, es la corrupción de la actividad política, cuando el aparato estatal o el poder social son puestos al servicio de los intereses particulares, de grupos o de clases sociales.” Por lo tanto, los POLITIQUEROS: Son los que se ocupan de la politiquería y luchan por el gozar del poder para obtener un beneficio a cambio.

Hasta ahora hemos visto cuatro definiciones donde las dos primeras se contraponen a las otras dos. Entonces ¿cómo podemos diferenciar a un político verdadero de un politiquero? Veamos:

Un político verdadero es: “leal, honesto, consagrado en cuerpo y alma a la causa que defiende; virtuoso y sincero, es una persona sin dobleces, más que un líder es una persona entregada a las necesidades del pueblo; es una persona sosegada aunque llena de energías para llevar a cabo sus ideales; sus objetivos van dirigidos a mejorar y perfeccionar los estándares de vida en su país, para hacer que su patria sea un remanso de paz, libertad, justicia social y democracia”.

Sin embargo, a simple vista usted podrá reconocer a un politiquero. Ya que de estos, abundan mucho en Puerto Rico y en otros países alrededor del mundo. Sus acciones se transmiten, tal y cual fueran un virus sin cura alguna. El individuo politiquero es la demagogia personificada, un artífice de la mentira, el cual obtiene ganancias de forma deshonesta. Es calumniador y tiene muchos deseos de tener poder y control sobre los ciudadanos. Podemos reconocer a un politiquero porque es vanidoso y autosuficiente; siempre lo verá atacando el talento de los demás, que pueda opacarlo a él, por supuesto. Su amor a la patria y a la libertad es en realidad la fachada donde realmente esconde sus malas intenciones. Esta persona, al no tener mérito propio, acude a las fuentes de poder a las que aspiran engañando con sutileza y le hacen promesas al pueblo que jamás cumplirán. Cuando logra su objetivo, mira con altivez a las personas que tanto lo apoyaron. El politiquero, sin duda alguna, es enemigo de la patria y es el verdugo de su pueblo. Por lo tanto, debemos enfatizar que la politiquería, es la adulteración de los principios que rigen la política, es un fenómeno que corroe los ideales de libertad y justicia por los que murieron muchas personas llamadas héroes y patriotas.

La politiquería es un insulto a los cientos de hombres y mujeres que con desinterés luchan por crear las bases de una nueva sociedad justa y democrática. Supongo, amigo que me lees, que estos conceptos te son muy familiares bajo nuestra situación política actual. Piensa usted que exista alguna cura para el virus politiquero?

A la politiquería como a los politiqueros hay que desenmascararlos por el bien de Puerto Rico. “El pueblo debe salir del conformismo existencial y debe exigirles a sus líderes un verdadero cambio en la forma de hacer política. Está bueno ya de los padrinazgos políticos y las ventajerías. Ya es hora de que el pueblo tome control de sus líderes seleccionando a los candidatos o candidatas que vengan a servirle a su pueblo en forma desinteresada”. Bajo nuestro sistema democrático, el pueblo es quien tiene el poder de hacer cambiar las cosas, pero cuando llega la oportunidad de hacerlo, no lo hacemos. El pueblo es el antídoto para librarse de este virus, pero cuando llega la oportunidad de hacerlo, volteamos la cara y preferimos seguir con esta “enfermedad” porque ya nos acostumbramos a ella. Luego de los resultados, nos quejamos…y asi, cada cuatro largos años.

Por: @JannyMir

3 thoughts on “El Virus de la Politiquería

  1. Pingback: El Virus de la Politiquería | Estado51PRUSA.com — PR sin USA, No es PR; USA sin PR, No es USA.

  2. Muy de acuerdo con usted,me parece que aqui se describe a la perfeccion la viva imagen de lo que es el actual gobernador de P.R…

  3. Muy inteesante el artículo y pude darme cuenta de cuantos políticos actuales son politiqueros y creo que solo uno puedo identificar como politico por el bien de su país.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s