Home

Columna de Raúl García: Un líder con pies de barro

@RgRgarcia03

18 de febrero de 2013

Luego de las elecciones del 2004, donde el Partido Popular Democrático y su candidato Aníbal Acevedo Vilá ganaron por un estrecho margen, se inició el proceso de nominación de candidatos a puestos en el Gabinete Constitucional. Entre esos nombramientos estaba el de un hombre que iniciaría una carrera pública en el servicio como Secretario del Departamento de Asuntos del Consumidor (DACO).

Desde ese puesto, estableció una estrategia para darse a conocer como un servidor público, pero detrás de eso estaba su verdadero interés de iniciar una carrera política. Sus continuas apariciones en programas de radio, televisión y prensa evidenciaban ese interés y ya para el 2007 anunciaba su renuncia, como Secretario del DACO, para postularse como candidato al Senado por acumulación por el PPD. Desde ese momento comienza a demostrar su verdadero interés al abandonar, temprano, a su mentor político e iniciar su carrera política.

A raíz de las acusaciones por corrupción al entonces Gobernador Aníbal Acevedo Vilá, Alejandro García Padilla saca sus verdaderas garras intentando, sin éxito, desbancar a Acevedo Vila y que fuera él, el postulado para esas elecciones como candidato a Gobernador, esta fue su primera demostración de trepador y traicionero dentro del PPD. En ese momento, demostró su falta de liderazgo e incapacidad cuando el entonces Gobernador le pasó el rolo en la convocatoria que el partido hizo en el Coliseo José Miguel Agrelot, al final, se conformó con un nombramiento sin importancia al equipo de campaña y terminó abrasando a un candidato señalado por actos de corrupción.

Ya como Senador, en el 2009, se quiere dar a conocer proyectándose como un hombre de carácter fuerte, sin serlo, creando polémicas con la mayoría parlamentaria. Llego a golpear escritorios, tirar micrófonos y gritar para que la prensa cubriera sus exabruptos. Sin lugar a dudas, una manera mas de conseguir que los medios lo establecieran como líder dentro de su partido. Sus continuas apariciones públicas demostraban que estaba preparando el camino para el golpe de estado al presidente del PPD, Héctor Ferrer. Era claro que quería ser candidato a Gobernador y Ferrer era una piedra en el camino.

Quién no recuerda ese 6 de marzo de 2011 en Humacao, García Padilla anunció sus planes de postularse como candidato a Gobernador de Puerto Rico para el 2012. También anunció su golpe de estado a Ferrer, con su candidatura a la presidencia del Partido Popular Democrático, asumiendo el cargo el 4 de abril de 2011. La prensa se dejó sentir proyectando a García Padilla como Gobernador de Puerto Rico. Fue una campaña de medios y un operativo gratuito de la prensa imperial para lograr llevarlo desde ya a la Fortaleza, poco faltó para que sacaran al Gobernador Luis Fortuño y lo colocaran a él en la Mansión Ejecutiva.

Pero ese líder, creado por la prensa imperial, dejó ver rápidamente sus pies de barro, No lograba manejar el partido. No tenía un compañero de papeleta, como no, si desbancó a Ferrer, no tenía candidatos para San Juan, como no, si no quería a Yulín. Sus apariciones en la prensa eran mínimas ya que no tenía la capacidad de llevar un mensaje y mucho menos de contestar una pregunta a la prensa. Fue algo mas de un año de indecisiones, desaciertos, mentiras, engaños, insultos y una errónea proyección de hombre fuerte, que nunca le pegó, a su sonrisa diabólica presentada en su mejor foto por los medios de comunicación que le seguían.

Después de una campaña de mentiras y engaños, y con la ayuda de la prensa imperial, llega a la gobernación, con una pírrica ventaja de unos 11,000 votos, dados por izquierdistas y progresistas disgustados. Pero una vez mas sale a flote sus pies de barro. Su incapacidad para conformar un gabinete lo llevan a Fortaleza, el 2 de enero de 2013, sin una idea clara de lo que haría. Atrás quedaron sus compromisos de una Sección Extraordinaria para la Reforma Legislativa, el Plan Anticrimen que tanto solicitó, la reducción en el costo de la energía eléctrica y la creación de 50,000 empleos en 18 meses comienza a dar traspiés. Las críticas a sus primeros 30 días se hacían sentir, desde sus propios compañeros de partido hasta los que, fuera del partido, votaron para que García Padilla fuera Gobernador.

A partir de su llegada a Fortaleza, el líder de pies de barro, enmudece, se esconde, esta vez bajo la falda Colberg Toro, para que nadie le pregunte ni lo señale por el desastre y la angustia que arropa a Puerto Rico. Una vez mas, el líder de pies de barro, utiliza la retórica y el echar culpas, para esconder su incapacidad de gobernar y resolver los problemas de Puerto Rico. Una vez mas, el líder de pies de barro, demuestra con su falta de carácter ante los miembros de su Legislatura su incapacidad de lograr establecer sus reglas. Y una vez mas, el líder de pies de barro, le demuestra a los puertorriqueños que se equivocaron al elegirlo.

Lo mas grave de tener UN LIDER CON PIES DE BARRO es que Puerto Rico está a la deriva, que el abismo que separa la pobreza de la riqueza es más grande, que los logros alcanzados se esfuman, que la esperanza de todos se convierte en desesperanza, que cada día el bolsillo del pobre está más vacío y que la lucha nuestra por alcanzar la IGUALDAD SOCIAL se pierde.

@RgRgarcia03

One thought on “Columna de Raúl García: Un líder con pies de barro

  1. Pingback: ¿A donde se fué la Libertad de Expresión? | Estado51PRUSA.com — PR sin USA, No es PR; USA sin PR, No es USA.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s